Text Size
Donate

Vivir con glaucoma

¿Con qué frecuencia debería consultar a mi oftalmólogo?

Como persona con diagnóstico reciente de glaucoma, es posible que necesite medir la presión de sus ojos cada semana o mes hasta que esta quede controlada. Pero incluso cuando la presión del ojo esté en niveles seguros, podría ser necesario consultar al médico varias veces al año para hacerse chequeos.

Es importante que el médico escuche y responda las inquietudes y preguntas de usted, que esté dispuesto a explicarle las opciones de tratamiento, y que esté disponible para llamadas y chequeos. Recuerde, si no se siente en confianza y a gusto con su médico actual, siempre tiene el derecho a pedir una segunda opinión.

Tener una buena relación funcional con el oftalmólogo es la clave de la atención efectiva del glaucoma.

¿El diagnóstico de glaucoma limitará mi vida?

Nuestros únicos límites son lo que pensamos que podemos o no podemos hacer. Puede seguir haciendo lo que hacía antes del diagnóstico del glaucoma. Puede hacer nuevos planes e iniciar nuevos proyectos. Además, puede confiar en la comunidad de profesionales dedicados al cuidado de los ojos para encontrar mejores métodos de tratamiento para el glaucoma. Cuide muy bien de usted y de su ojos, y siga disfrutando de su vida.

¿Qué puedo hacer para ayudar a otros?

Como paciente con glaucoma, tiene la oportunidad de informar a su amigos y parientes acerca de esta enfermedad. Son muchas las personas que no son conscientes de la importancia de los chequeos de los ojos y no saben que los individuos con glaucoma pueden no tener síntomas. Puede ayudar a proteger la salud ocular de esas personas invitándolas a que verifiquen periódicamente la presión de sus ojos y el nervio óptico.

Qué hacer si su visión empieza a cambiar

Algunas personas con glaucoma tienen “baja visión”. Baja visión significa que podrían tener problemas para realizar las tareas cotidianas de rutina, incluso usando anteojos o lentes de contacto. Con el glaucoma, eso puede incluir pérdida de sensibilidad al contraste (la capacidad de ver sombras del mismo color), problemas con las luces intensas, sensibilidad a la luz, y disminución de la agudeza visual (la capacidad de ver detalles pequeños). Existe una variedad de productos y recursos que ayudan a las personas con baja visión. Entre los ejemplos figuran lupas, lentes de color y agrandadores de textos para computadoras. Si tiene inquietudes acerca de la baja visión, hay ayuda a su alcance. Comente sus inquietudes con el médico que lo atiende.

Was this helpful? Yes No