Text Size
Donate

Ojos secos y glaucoma: Doble problema

El síndrome del ojo seco y el glaucoma comúnmente se presentan juntos. Los pacientes pueden tener síntomas irritantes, pero es posible que no los asocien al síndrome del ojo seco.

Por ejemplo, es común que mis pacientes con ojos secos sufran de lagrimeo, visión fluctuante, o que los ojos se sientan como arena. Otro comentario revelador es: “Mis ojos simplemente no se sienten bien; me molestan todo el día”. Los síntomas de la enfermedad del ojo seco varían según la persona. Los síntomas pueden aparecer y desaparecer, y suelen ser sutiles. Mis pacientes con ojos secos a menudo sienten alivio y agradecimiento cuando sus síntomas son reconocidos y tratados.

Al igual que el glaucoma de ángulo abierto, el síndrome del ojo seco se hace más común con la edad. Los estudios sugieren que entre un 40 y un 50 de los pacientes con glaucoma tienen síndrome del ojo seco, y las mujeres son más propensas que los hombres.

El tratamiento de dos enfermedades puede ser un desafío para el paciente y para el médico. El tratamiento del síndrome del ojo seco es muy importante tanto para la comodidad del paciente como para la salud a largo plazo de la superficie del ojo. Sin embargo, debido a que el glaucoma puede provocar pérdida de la visión, cuando un paciente tiene síndrome del ojo seco y glaucoma, el glaucoma suele tratarse primero. El tratamiento del glaucoma casi siempre tiene prioridad sobre el tratamiento de la enfermedad del ojo seco, aunque la enfermedad del ojo seco le moleste más al paciente.

¿Cuáles son las causas del síndrome del ojo seco?

El síndrome del ojo seco puede estar causado por diferentes factores tales como:

  • Inflamación de los párpados.
  • Actividades que reducen el parpadeo, como leer durante un tiempo prolongado o mirar la pantalla de la computadora.
  • El uso de gotas oftálmicas para el glaucoma durante un período de tiempo prolongado.
  • La baja humedad, el viento o los sistemas de aire forzado de calefacción y refrigeración.
  • Infecciones oculares anteriores o cirugía ocular previa.
  • Enfermedades como la artritis reumatoide y el síndrome de Sjogren.
  • Medicamentos como antihistamínicos y antidepresivos.

El tratamiento del ojo seco y el glaucoma

Por lo general, una combinación de tratamientos es útil, y su oftalmólogo podría probar varios tratamientos para encontrar la combinación que funcione mejor.

Los tratamientos para el ojo seco incluyen:

  • Lágrimas artificiales, generalmente en forma de gotas oftálmicas (también hay disponibles formulaciones en gel y ungüentos).
  • Limpieza de párpados y compresas tibias para minimizar la inflamación.
  • Reducir la evaporación de las lágrimas con medidas tales como usar un humidificador, evitar que el aire/viento sople directamente en los ojos, y tomar descansos frecuentes durante la lectura.
  • Tapones lagrimales para bloquear el drenaje a través de los conductos lagrimales y conservar las lágrimas.
  • Doxiciclina u otros medicamentos orales para tratar la inflamación de los párpados.
  • Ciclosporina y gotas oftálmicas con lifitegrast que contienen la inflamación; algunos médicos también utilizan esteroides leves para contener la inflamación, pero los pacientes que tienen glaucoma presentan riesgo de aumento de la presión ocular inducido por esteroides y se los debe controlar.

El tratamiento para el glaucoma puede modificarse cuando el paciente también tenga ojos secos. Por ejemplo, su médico puede recomendarle que cambie a medicamentos para el glaucoma libres de conservantes. Otras opciones incluyen usar una combinación de gotas oftálmicas para reducir la cantidad de conservantes infundidos en la superficie ocular, y tratamiento con láser en lugar o como complemento de las gotas para los ojos.

Tanto el glaucoma como la enfermedad del ojo seco son afecciones crónicas y es importante tratar ambas enfermedades. Debido a que el tratamiento de ambas afecciones a menudo incluye el uso de gotas oftálmicas, mantenerse al día con el régimen puede ser un desafío para los pacientes. Sin embargo, mantener la superficie lagrimal saludable aumenta la comodidad, fomenta la salud ocular e incluso aumenta la tasa de éxito de algunas cirugías para el glaucoma.

Los pacientes con glaucoma y enfermedad del ojo seco tienen mucho de lo que encargarse. Los ojos secos, al igual que el glaucoma, no tienen cura, pero la afección se puede controlar; el manejo de ambas enfermedades requiere un esfuerzo en equipo del médico y el paciente.
--
ruth-d-williams_100.jpg
Artículo de la Dra. Ruth D. Williams, especialista en glaucoma de Wheaton Eye Clinic, en Wheaton, Illinois. Es expresidenta de la Academia Estadounidense de Oftalmología (American Academy of Ophthalmology) y vocera nacional sobre temas relacionados con la oftalmología.

Was this helpful? Yes No