Anatomía del ojo

Un recubrimiento resistente y blanco, llamado esclerótica, protege el ojo. Parte de la esclerótica blanca puede observarse en la parte frontal del ojo. Una membrana transparente y delicada, llamada conjuntiva, recubre la esclerótica.

eye-anatomy-es.gif

En la parte frontal del ojo se encuentra la córnea. La córnea es la parte transparente del recubrimiento protector del ojo. Permite el ingreso de luz al ojo. El iris es la parte coloreada del ojo que se encoge y expande para que la pupila pueda permitir el ingreso de la cantidad correcta de luz al ojo. La pupila dirige la luz al cristalino. El cristalino enfoca la luz sobre la retina (dentro del recubrimiento del ojo). Las fibras nerviosas de la retina transportan las imágenes al cerebro a través del nervio óptico.

Drenaje saludable

La parte frontal del ojo contiene un líquido transparente llamado líquido intraocular o humor acuoso, producido por el cuerpo ciliar. El líquido fluye hacia el exterior por la pupila. A continuación, es absorbido en el torrente sanguíneo a través del sistema de drenaje del ojo.

Este sistema de drenaje es una malla de canales de drenaje que se encuentran alrededor del borde exterior del iris. Un drenaje adecuado ayuda a mantener la presión ocular en un nivel normal. La producción, el flujo y el drenaje de este líquido constituye un proceso continuo y activo, necesario para la salud del ojo.

La presión interior del ojo (presión intraocular o PIO) depende de la cantidad de líquido que se encuentre en el ojo. Si el sistema de drenaje del ojo funciona correctamente, es posible drenar el líquido y evitar una acumulación. Del mismo modo, si el sistema de producción de líquido del ojo funciona correctamente, se producirá la cantidad adecuada de líquido para un ojo saludable. Su PIO puede variar en distintos momentos del día, pero normalmente se mantiene dentro de un margen que el ojo puede controlar.

glaucoma_eye_290_b.jpg

El ojo con glaucoma

En la mayoría de los tipos de glaucoma, el sistema de drenaje del ojo se obstruye, de modo que el líquido intraocular no puede drenarse. A medida que se acumula líquido, se genera presión dentro del ojo. La presión elevada daña el nervio óptico sensible y esto da lugar a la pérdida de la visión.

El disco óptico

Existen mas de un millón de fibras nerviosas que se extienden desde la retina hasta el nervio óptico. Estas fibras se encuentran en el disco óptico. La presión del líquido, a medida que aumenta en el interior del ojo, daña estas sensibles fibras nerviosas, que comienzan a morir. A medida que mueren, el disco empieza a vaciarse y empuja el nervio óptico hasta darle forma curva o de copa. Si la presión se mantiene demasiado elevada durante mucho tiempo, esta presión adicional puede dañar el nervio óptico y provocar la pérdida de la visión.

¿Existe alguna otra causa?

Se pensó en algún momento que la presión intraocular (PIO) elevada era la principal causa de daño del nervio óptico. Si bien la PIO es claramente un factor de riesgo, sabemos ahora que otros factores deben participar ya que las personas con PIO “normal” pueden experimentar pérdida de la visión debido al glaucoma.

El líquido interno

El humor acuoso es un líquido transparente y acuoso que se produce de manera continua dentro del ojo. Es diferente a las lágrimas. Las lágrimas son producidas por glándulas que se encuentran fuera del ojo y humedecen la superficie exterior del globo ocular.

--
También podrá encontrar información en este artículo de nuestro folleto gratuito: Cómo entender y vivir con glaucoma. Solicite su copia gratuita.

Was this helpful? Yes No